Ley de inclusión laboral para personas con discapacidad entraría en vigencia en febrero

En junio de este año, la Presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley de inclusión laboral para personas con discapacidad, la que establece una cuota del 1% de la plantilla para este tipo de trabajadores en organismos públicos y en empresas con 100 o más colaboradores.

En esos días, desde el Gobierno destacaban que la norma entraría en vigencia a más tardar en diciembre de este año, plazo que demorará un par de meses más. De hecho, actualmente se están terminando los dos reglamentos que se requieren para la implementación de la normativa, los cuales fueron sometidos a consulta ciudadana en octubre y en la que participaron más de mil personas.

El primero regulará el Código del Trabajo (para el sector privado), mientras que el segundo, el estatuto administrativo (para el público), y ambos debieran ingresar a Contraloría durante esta semana, según señalan desde el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis). “Nuestra idea es ojalá en diciembre tener la respuesta positiva de la Contraloría para que la ley entre en vigencia”, destaca el director de la entidad, Daniel Concha.

Lo cierto es que la ley comenzará a regir el primer día del mes subsiguiente a la publicación de los reglamentos en el Diario Oficial, al menos para las empresas con más de 200 trabajadores. Las firmas de entre 100 y 199 empleados tienen un año para incorporar la cuota del 1%. Es decir, en el caso de las compañías de mayor tamaño, recién en febrero debieran comenzar a regirse por la nueva normativa, si es que se cumplen las expectativas de Concha.

Por ley, Contraloría tiene 15 días hábiles para pronunciarse, y según estadísticas internas han tenido un tiempo promedio de respuesta de 11,9 días hábiles durante este año. De todas formas, desde Contraloría aclaran que en caso de haber observaciones, los plazos se pueden dilatar.

 

Se crearán más de 27 mil puestos de trabajo

Según las proyecciones del Ministerio de Desarrollo Social, la nueva ley podría habilitar hasta 27.500 cupos laborales. Para lograr llenar estos puestos, Víctor Dagnino, presidente del Centro Discapacidad de la Sofofa, advierte que preocupa el bajo nivel de preparación que en general existe. “Antes de exigir inclusión en el trabajo, debió haberse legislado para la inclusión educacional, de manera que se abran reales oportunidades de preparación, y pueda optarse a cargos de mayor jerarquía”, dice.

De todas formas, Concha destaca que en los últimos siete años en el Senadis han tenido un fuerte aumento de los programas de apoyo para estudiantes que entran a la educación superior. “Empezamos con un acompañamiento a 24 jóvenes y hoy en día ya vamos en 450. Además, este año hubo una explosión de gente con discapacidad que dio la PSU, entonces vamos a tener más técnicos y profesionales capacitados”.

Otra opción es hacer un levantamiento de los trabajadores con discapacidad ya contratados, pues mucha gente no la tiene declarada y la normativa establece que se considerará solo a quienes tengan una pensión de invalidez o que estén en el Registro Nacional de Discapacidad. “Un serio problema será la acreditación de la discapacidad. Solo entre un 8% y 10% de las personas están acreditadas, al parecer al resto no le interesa hacer este trámite”, advierte Dagnino.

En el último Estudio Nacional de la Discapacidad, se detalla que hay 2,6 millones de personas mayores de 18 años en situación de discapacidad. De ellas, el 63,8% tiene participación laboral.

MAYOR PLAZO Las firmas de entre 100 y 199 empleados tienen un año para incorporar la cuota del 1%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *